México

Chinanteco de Ozumacín
(código del ISO chz)

Ozumacin puente

 

La variedad del chinanteco que se habla en San Pedro Ozumacín se habla también en los pueblos de Ayotzintepec y Santiago Progreso, que se ubican en la parte norte del estado de Oaxaca, al sur de México.

Quienes hablan este idioma lo llaman juuˈ jmii, que quiere decir ‘habla sencilla (directa)’.

En estos tres pueblos, hay 3100 hablantes de chinanteco, de los cuales algunos son monolingües (según censo del INALI en el 2008). El pueblo más grande es Ayotzintepec, que tiene una población de más de 8000 habitantes, de los cuales muchos no hablan chinanteco. Es un pueblo nuevo, que se estableció en la década de los cincuenta. Un diluvio inundó al pueblo en 1974, a pesar de eso no murió nadie, y el gobierno ayudó a construirlo de nuevo en una loma cercana.

El pueblo de Ayotzintepec ha prosperado debido a que hay más de mil hectáreas de tierra muy fértil y también a causa de que se abrió el camino en 1984. Ahora exportan maíz y comúnmente usan tractores.

Mapa: la Chinantla
Mapa del área lingüística

El pueblo más nuevo es Santiago Progreso, el cual se estableció en la década de los sesenta, y también es el más pequeño porque tiene una población menor a 1000 habitantes. Ayotzintepec y Santiago Progreso están ubicados cerca de un río. Santiago Progreso tiene terrenos aptos para el uso de tractores, pero no tiene tantas áreas fértiles como tiene Ayotzintepec. San Pedro Ozumacín fue el primer pueblo establecido y tiene alrededor de 2000 habitantes. Casi todos los habitantes de San Pedro Ozumacín y de Santiago Progreso hablan chinanteco, pero muchos en Ayotzintepec no hablan chinanteco porque emigraron allí.

Los hombres de Ayotzintepec cosechan el maíz de una manera particular en terrenos planos. Cuando llega la cosecha, el dueño emplea de 6 a 10 hombres para ayudarle. Cada uno pone un palo largo parado en medio de una sección del terreno que mide 20 metros por 20 metros. El palo mide como 5 metros y tiene un trapo amarrado en la punta. Cada hombre pizca los elotes del tallo por ese rumbo y los tira hacia donde está el palo. Así sigue hasta que se cosecha toda la milpa. Después un tractor pasa por cada montón, y con canastas los obreros trasfieren los elotes de allí hasta el desgranador del tractor.

Los hablantes de esta variante del chinanteco no se comunican por medio de silbidos, a diferencia de otras variantes de chinanteco.

Esta variante también se destaca por tener diez vocales, otras variantes tienen solamente seis o siete vocales. Las otras vocales que existen en esa variante son diptongos en las otras variantes, pero en este caso han pasado por el proceso de monoptongación.

 

—James y Nadine Rupp

 


Publicaciones especiales

Otras publicaciones